Adviento Musical

Las Vísperas

Por Paulina Cerna Huici.

Hola a todos.

Hoy es el segundo domingo de adviento… de paso no puedo dormir y, muy a mi pesar escucho reggaeton mientras les escribo… los vecinos están de fiesta.

Hoy he recreado un pedazo de las Vísperas y de la misa del segundo domingo de adviento. Todo basado en cómo me gustaría a mí que sonaran, así que la mezcolanza va a estar buena.

Primero, he tomado la invocación de las Vísperas de la Beata Virgen de Claudio Monteverdi, publicadas en Venecia en 1610. Ya oirán y es alucinante… todo oficio de vísperas da comienzo pidiendo a Dios que venga en nuestra ayuda y lo que hizo Monteverdi con el “Señor date prisa en socorrerme…” es impresionante. Agarró una fanfarria que se cree compuso para el duque de Mantua, su patrón, y que utilizó también como “obertura” para su Orfeo de 1607.

Deus in adjutorium

(Dios mío, ven en mi auxilio.
Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu
Santo. Como era en el principio, ahora
y siempre, por los siglos de los siglos.
Amén. Aleluya.)

Conditor alme siderum.
Aquí escogí la música que Dufay compuso para este himno que se canta en las Vísperas del segundo domingo de adviento. Observen que el vídeo comienza con el canto gregoriano y luego viene la polifonía (en este caso 3 voces )

(Oh Cristo, santo creador de las estrellas,
eterna luz de los creyentes,
redentor de todos, escucha las
plegarias de quienes te imploran)

Antífona para el salmo. Aprovecho para aclarar qué es una antífona. Es simplemente poner un texto antes de otro texto muy común afectando su significado. Así, no es lo mismo decir: El señor ha resucitado Aleluya a decir: Alégrate María, llena de gracia; etc. Aleluya…

Antífona para el salmo (ecce in nubibus)

(Mirad: viene el Señor con gran
poder sobre las nubes del cielo.
Aleluya)

Una vez más las Vísperas de la Beata Virgen de Monteverdi. Salmo 109 con una antífona distinta a la usada hoy.

(Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies».
Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro: somete en la
batalla a tus enemigos.
«Eres príncipe desde el día de tu
nacimiento, entre esplendores
sagrados; yo mismo te engendré,
como rocío, antes de la aurora.»
El Señor lo ha jurado y no se
arrepiente: «Tú eres sacerdote
eterno, según el rito de
Melquisedec.»
El Señor a tu derecha, el día de su
ira, quebrantará a los reyes.
En su camino beberá del torrente,
por eso levantará la cabeza.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu
Santo.
Como era en el principio, ahora y
siempre, por los siglos de los siglos.
Amén.)

También de Monteverdi, Magnificat (otra vez con una antífona distinta)

La Misa hoy se cantaría así, con los movimientos que siguen:

Introito. Populus Sion, para el segundo domingo de adviento.

(Pueblo de Sión, el Señor vendrá
para salvar a tu gente; y el Señor
hará que se oiga la maravilla de su
voz para alegría de vuestro
corazón.
Ps. Tú, que gobiernas Israel,
escucha; tú que guías a José como
un rebaño.)

El ordinario de la Misa “O Magnum mysterium” de Tomás Luis de Victoria, quien en 1572 escribió un motete titulado así, o magno misterio y luego basó toda una misa en él.

(Oh gran misterio,
y maravilloso sacramento,
que los animales deben ver al recién nacido Señor,
acostado en un pesebre!
Bienaventurada la Virgen, cuyo vientre
fue digno de llevar
a Cristo el Señor.
Aleluya.)

¡Tengan ustedes un muy feliz domingo!

Nos leemos mañana.

Paulina Cerna Huici.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s